Anarquía relacional: Relaciones sin jerarquías ni etiquetas

Si pensabas que el poliamor era el último extremo del amor libre, te equivocas. Ahora surge un nuevo concepto que hace del amor algo más fluido y personal: la anarquía relacional.

Si analizaras tus chats de WhatsApp bajo la visión de las categorías tradicionales, seguramente dividirías a la gente en: “Pareja”, “Amigos” y “familiares”. Pero si vuelves a verlo desde una óptica más personal y sincera, probablemente encuentres una realidad más difícil de categorizar.

Tendrás por ejemplo a Juan que es un amigo por el cual sientes un amor difícil de explicar. Pero al mismo tiempo, verás a Carlos que funge de pareja actual y a Santiago un chico que te atrae sexualmente y al que le tienes cierta empatía. Luego está Ramón, el cual es solo cosa de una noche y Roberto: un amigo que despierta un romance más intelectual.

A la luz de lo tradicional, solo Carlos es tu pareja. Los otros entre tanto, serían “amigos” aunque sabes que allí pasan otras cosas. Si pudieras sincerarte con respecto a esto y desarrollaras en libertad estos vínculos, sin categorizar, llegarías a la anarquía relacional.

Anarquía relacional: El concepto

La anarquía relacional es básicamente la disposición a formar relaciones que no estén sujetas a categorías tradicionales. En esta práctica, los vínculos se denominan tal y como los consensuemos en libertad, sin ser moldeados por preceptos sociales pre-existentes.

No es que no puedas etiquetar tus relaciones. Más bien, tiene que ver con no dejar que las etiquetas dominantes influyan en tu forma de relacionarte. Tú te vinculas y a eso le colocan el nombre o el término que ambos prefieran.

Los anarquistas relacionales se mueven por todo su sistema de relaciones de forma anárquica y libre. Algunos implementan cierta definición bien específica de la relación para dejar en claro lo que está ocurriendo entre ambas personas en el momento.

VISITA NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK AMOR & POLIAMOR

¿Qué es lo que busca la anarquía relacional?

El objetivo de la anarquía relacional es poder establecer vínculos sin la sensación de que existen deberes preconcebidos. Por ejemplo, cuando dos personas establecen un noviazgo, se sobreentiende que existe un pacto de exclusividad. Esa idea es social y moral: Supone el cumplimiento de una serie de reglas preconcebidas.

Esto último es lo que el anarquismo relacional busca eliminar. En vez de dejar que la etiqueta “novios” defina la relación, el anarquista relacional define el nexo de forma personal y única. El anarquista relacional preferiría no incurrir en definiciones lo cual es totalmente factible mientras haya consenso.

Esto suena lógico, pues cada relación que tenemos es única y diferente. La anarquía relacional busca evitar que organices tus relaciones en torno a obligaciones y reglas.

Sin derechos ni jerarquías

Es así como por ejemplo dos amigos pueden tener algo más que una amistad y volver a lo no romántico. El anarquista relacional va más allá de las etiquetas “amigos” y “pareja”. Solo la comunicación genera cambios de status, sea como esta sea. Desde la fórmula de la anarquía relacional se ignora la necesidad de clarificar jerarquías o intensidades.

Por eso, se establece que la anarquía relacional va un paso más allá del poliamor. El concepto «Relationsanarki» fue inventado por el sueco Andie Nordgren en el año 2006.  Este fue el tema de una tesis de licenciatura en Suecia.

A partir de esta práctica, queda claro que se puede amar a dos o más personas sin que se piense que amamos a una más que a la otra. Cada relación esta personalizada sin que eso implique algo negativo para alguien.

Algunos hechos y creencias propios de la Anarquía relacional

  • No actuar en función a prejuicios o normas sociales tradicionales.
  • Evitar que las personas crean que el solo vínculo implica un derecho adquirido.
  • Permite definir de manera más clara y personal el tipo de relación.
  • Establece el hecho de que podemos sentir amor por varias personas con la misma intensidad sin que eso sea problemático.
  • Los deseos consensuados y no las etiquetas definen los límites del vínculo.
  • No divides las relaciones en dos conjuntos: quienes son parejas y quiénes no.
  • Se deja clara la necesidad de que existe una actualización en la forma en la cual la sociedad ordena sus vínculos.
  • Las personas que no desean relacionarse bajo categorías tradicionales encuentran una forma de darle sentido a su sistema relacional.
  • Se puede ordenar con mayor sinceridad y claridad las relaciones sexuales, afectivas y sexo-afectiva.
  • El respeto, la libertad y el amor priman por encima de los privilegios.
  • Se favorece el ejercicio de que cada pareja desarrolle su propio lenguaje.

SI lo analizamos, esta práctica podría rescatar el hecho de que la unidad principal de relacionamiento humano es el par. Bien se podrían establecer vínculos de más de dos personas, pero cada relación de pareja se gestiona de forma particular.

Incluso no todas las personas llegan a hablar de parejas. A decir verdad, la práctica de anarquía relaciona viene muy bien para aquellos que se identifican como asexuales.

Claro que esta no es una práctica que todo el mundo pueda entender o llevar a cabo. Hay personas que según sus necesidades y visión del amor necesitan organizar sus relaciones en orden de prioridades. Eso está bien: cada quien deber libre a la hora de sentir y establecer nexos.

la practica de la anarquía relacional podría facilita la responsabilidad afectiva y facilitar la sinceridad en los nexos.

VISITA NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK AMOR & POLIAMOR

Anuncio publicitario

3 Comentarios Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s